Rutas por la Ciudad

Ruta de las Rondas

Para esta ruta tomaremos como inicio la Plaza Mayor. De forma trapezoidal e irregular, con un suelo que sigue una cierta inclinación. Con una calle paralela, la calle Pilares a distinto nivel.

Formando parte de la Plaza Mayor, tenemos el Ayuntamiento (año 1762, durante el reinado de Carlos III), de estilo barroco, levantado sobre tres arcos de medio punto.

Al fondo de la Plaza Mayor, el Convento de las Petras (s. XVI y la iglesia del s. XVIII), sufriendo grandes destrozos en la guerra civil, se restauró casi por completo.

Y a la derecha del Ayuntamiento, y antes de iniciar la calle de San Pedro, la Catedral de Nuestra Señora de Gracia, única en España de estilo gótico-normando. Considerada como una de las joyas de la arquitectura castellana. Es posible que los trabajos de construcción comenzaran sobre los restos de una antigua mezquita, en el siglo XII. A partir de entonces ha sufrido muchas restauraciones, hasta llegar a ser como la vemos hoy en día.

Al comienzo de la calle de San Pedro tomaremos una estrecha calle que sale a la derecha: la Ronda de Julián Romero (famoso capitán de los Tercios españoles) o también conocida con el nombre de Ronda del Huécar.
La historia de esta Ronda se centra en un edificio: el antiguo Colegio de San José o Colegio de los Infantes de Coro de la Catedral (en la actualidad es un establecimiento hotelero). Pudiera ser que el pintor Velázquez en uno de sus visitas esbozara un primer boceto del cuadro Las Meninas en una de las salas del edificio.

Pero si la historia es escasa en esta ronda, no lo es así la belleza de sus vistas y el entramado de sus pasadizos que la comunican con la calle de San Pedro a lo largo de todo su recorrido.

A pocos metros más arriba del Colegio San José, podemos contemplar unas maravillosas vistas de la Hoz del Huécar desde una mirador en una pequeña plaza con una fuente. Y siguiendo un poco más arriba llegamos hasta la Universidad Menéndez Pelayo y Vicerrectorado de la Universidad de Castilla-La Mancha (antiguo convento de las Carmelitas).

Seguimos con nuestra ruta hacia arriba y nos encontramos con el Archivo Histórico Provincial. En él se guarda el Fuero de Cuenca y los privilegios rodados. Pertenecía en un primer momento al Castillo y está fechado en el siglo XVII. Este edificio fue sede del Tribunal de la Inquisición (más tarde fue Cárcel), y hay leyendas macabras que hablan de él.

Sin abandonar este lugar veremos los restos del Castillo. El Arco de Bezudo, restaurado, una parte del torreón y algunos restos de muralla. Esta disponía de seis puertas y tres portillos. Actualmente se conservan la Puerta de San Juan y la Puerta de San Pablo.

Comenzamos el descenso hasta la Plaza del Trabuco, pasando bajo el arco que comunica con la Ronda del Júcar y disfrutaremos de sus espléndidas vistas.

Siguiendo la calle Pilares, casi al final de la misma, y subiendo unas escaleras que la comunican con la Plaza Mayor, no encontramos con el Convento de las Petras (también llamado de San Pedro y San Lorenzo). Se data en el siglo XVI, pero su iglesia se fecha en dos siglos más tarde. A lo largo de su historia ha sufrido numerosos incidentes por lo que está muy restaurado.

 
anteriorAnterior Siguientesiguiente