Rutas por la Ciudad

Ruta de los Balcones del Júcar

Comenzaremos esta ruta en la calle Pilares, junto a la Plaza Mayor. Con viviendas que dan fiel reflejo del carácter de quienes las habitaron, fuera de todo lujo, por artesanos y comerciantes. Dos pasadizos comunican esta calle con el barrio de San Miguel: el primero, situado en el centro de la calle Pilares, y que desemboca en un bonito arco ojival. Y el segundo de los pasadizos, junto al convento de las Petras.

Bordeando el convento de las Petras, y siguiendo la calle Pilares, nuestra primera parada será, tras subir unas escaleras a la derecha, la Plaza de San Nicolás. Frente a ella y tras cruzar bajo un arco, la calle de San Pedro.
Junto a la Plaza de San Nicolás, la iglesia de San Nicolás, sencilla y de estilo renacentista.

Volviendo de nuevo a la calle Pilares, continuamos la bajada a la ermita de la Virgen de las Angustias. Situada al lado del río Júcar, y tras pasar bajo el Postigo de los Descalzos, nos encontramos a la izquierda con el antiguo convento de los Descalzos y la Cruz del Convertido que hay en el jardín del edificio (con la tradicional leyenda de la mano que hay grabada en la cruz, hacia el siglo XVIII).

Si seguimos un poco más abajo, nos encontramos con el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias, s. XVII. (la original del s. XIV). Dentro del templo, la Virgen de las Angustias, de gran devoción en Cuenca, siendo el Viernes Santo día de especial interés, cuando los conquenses van a "acompañar a la Virgen" en su soledad y angustia tras la muerte de su hijo.

Si continuamos bajando por las escaleras que tenemos a la izquierda del Santuario llegamos una zona natural junto al río Júcar, el Recreo Peral, accesible desde la carretera mediante el Puente de los Descalzos.

Regresamos por la bajada a las Angustias que nos llevaron hasta la ermita y a la derecha, por la calle Armas (llamada así en recuerdo de que aquí estaban los talleres de forja de espadas) llegaremos hasta la Iglesia de San Miguel. Con una maravillosas vistas del Júcar y de los rascacielos. Junto a la iglesia, restos de los baños públicos construidos en la época árabe (frente al arco ojival que comunica la calle Pilares con el barrio de San Miguel).
Una gran escalinata nos conduce hasta el Rincón de Barreda (canónigo del siglo XVI). Mediante otra gran estrecha escalinata, saldremos a la anteplaza y pasando bajo los arcos del Ayuntamiento regresamos a la Plaza Mayor.

 
anteriorAnterior Siguientesiguiente