Rutas por la Ciudad

Ruta de la Arquitectura Vertical y Camino de la Modernidad

Salida de la ruta desde la Plaza Mayor y descenso por la calle Alfonso VIII (nombre del conquistador de Cuenca) que la une con la parte baja de la ciudad. Se puede ver otro tipo estilo de viviendas distinto al que podemos ver por la calle de San Pedro (la otra gran calle de la parta alta) y se puede comprobar la verticalidad de las casas.

Según descendemos dejamos a la derecha una calle a distinto nivel, la calle Zapaterías, donde vivía el gremio de zapateros y que nos conduce a la Plaza del Carmen.

Continuando por la calle Alfonso VIII vemos que las casas no son, por lo general, como las de la calle de San pedro, señoriales, sino más bien mansiones de corte burgués y otras más humildes.
En el numero 36 de la calle Alfonso VIII tenemos la Casa de los Mendoza (s. XIV al XV). un poco más abajo, en el 87, tenemos la Casa del Corregidor (s. XVII), llamada también Cárcel Vieja, porque en sus sótanos estuvieron las celdas de la ciudad; y en el número 89 el Palacete de los Clemente de Aróstegui (s.XVII), notable familia de Villanueva de la Jara, con sus escudos nobiliarios, rejería y balcones en la restuarada fachada.
En el numero 87 podremos ver la Casa del Corregidor o también conocida como la Cárcel Vieja. Se trata de un bello palacete de planta rectangular y fábrica de sillería (s. XVII). Y en el numero 89 la Casa de los Clemente de Aróstegui, bella muestra de arquitectura barroca. Casa-Palacio del siglo XVII, con escudos nobiliarios, rejería y balcones en la restuarada fachada.

Al final de la calle Alfonso VIIII, tenemos la iglesia de San Felipe, conocida también como Oratorio de San Felipe Neri (s. XVIII), adosada al convento de los Oblatos. Saqueada e incendiada en 1936, y restaurada tras la guerra civil, podemos contemplar en su interior una profusa decoración de estilo rococó.

Un poco más abajo, ya en la calle Andrés de Cabrera, la iglesia de San Juan Bautista, una de las primeras construidas en Cuenca, de la que hoy sólo se conserva una torre. Un poco más abajo, la Puerta de San Juan, una de las siete o nueve que permitía el paso de los ciudadanos a la ciudad, y la única que se conserva en pie de la primitiva estructura defensiva. Cuentan las leyendas que fué por esta puerta por donde pasaron las tropas de Alfonso VIII para conquistar la ciudad, ayudadas de un pastor: Martín Alhaja.

Un poco más abajo, la Audiencia Vieja, y frente a ésta, el Palacio de Justicia.

Al pasar la curva conocida popularmente como "de la Audiencia", continuamos el descenso por la calle Palafox, y a la izquierda con el Edificio Palafox, que hasta los años 50 sirvió como Instituto de Bachillerato.

Un poco más abajo, el Puente de la Trinidad, sobre el río Huécar y sustentado por restos de la antigua muralla. En él, estuvo la Puerta de Huete o de Madrid, una de las que había en las antiguas murallas.

Al final del Puente de la Trinidad y dejando a la derecha un parque, llegamos al Puente de San Antón (seguramente construido sobre la antigua estructura de un puente medieval anterior a la conquista de Cuenca) y la iglesia de la Virgen de la Luz, bonita iglesia del siglo XVI, donde da comienzo la Hoz del Júcar y que guarda en su interior la imagen de Nuestra Señora de la Luz, patrona de la ciudad.

 
anteriorAnterior Siguientesiguiente