San Clemente

Mapa de San Clemente

El conjunto de edificios, plazuelas y calles que conforman su monumental Conjunto Histórico, data en su mayoría del siglo XVI y son en general renacentistas, salpicados de algún magnífico exponente barroco.

El Ayuntamiento, casa consistorial de San Clemente situada en la Plaza Mayor, resalta por su planta baja porticada, compuesta por una galería de siete arcadas en cada planta, apoyadas en columnas dóricas y con decoración de molduras. Las arcadas de la planta superior son más pequeñas y van cerradas con forja y cristal, y rematadas en su parte superior con un friso adornado de rosetones, figuras humanas y un gran escudo real de Carlos I entre pilastras jónicas con decoración.

El torreón-espadaña situado en el extremo del edificio y construido en piedra de sillería tiene un tercer piso con un pequeño reloj entre dos ventanas, y la espadaña remata la torre, con pináculos a cada lado y un pequeño campanario.

Al otro lado de la Plaza Mayor vemos la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol, construida en el siglo XV por el marqués de Villena. Esplendorosa y monumental, ésta iglesia cumple la tradición tan arraigada de aunar en su estructura diversidad de estilos: gótico en el gran ventanal de la portada de poniente, gótico florido en la portada de mediodía, en la gran cruz de alabastro de la capilla de Santa Lucía, y en arcos y ventanales. la portada norte, que da a la plaza del ayuntamiento, tiene un arco triunfal de gran profundidad, mientras la portada sur, que se abre a la plaza de Pósito luce su decoración gótica florida con bóveda de cañón y arcos conopiales. En el interior, las columnas del crucero son jónicas estriadas y sostienen la bóveda estrellada de la nave central.

El Pósito es un bello edificio del siglo XVI que debe su nombre a que, siendo una primitiva carnicería, se utilizó después como pósito o almacén de cereales. En su portada se abren ventanas con arco de medio punto, entre pilastras; sobre ellas pueden verse la fecha de su construcción y otros dos fustes estriados y capitel jónico que sujetan una cornisa sobre la que reposan unos carneros labrados y encima un gran escudo real. A su lado encontramos el llamado Arco Romano, que no es tal, puesto que data del siglo XVII, aunque sí de gran belleza. está coronado por un remate barroco de dos grandes volutas circulares, un escudo de armas entre pináculos y finalmente un pináculo central. La Plaza cuenta con dos arcos más, sencillos y que dan paso a sendas calles.

Desde la calle Piquirroti, donde encontramos la fachada de un palacio renacentista del mismo nombre, llegamos a la Plaza Beltrán y a la calle de la Cruz Cerrada. En ella se encuentra la ermita-humilladero del mismo nombre, del siglo XVI, hoy Ermita de San Roque; ésta presenta en cada cara un arco apuntado con arquivoltas y una bóveda de lacería en el interior.

Son muy interesantes el Palacio del Marqués de Valdeguerrero, por su portada de estilo rococó y la cercana Torre Vieja, fundada por Hernán González del Castillo con anterioridad al año 1445 y que tiene dos cuerpos diferentes, el primero con ventanas ojivales ajimezadas y el segundo adornado con ventanas similares más otra de medio punto y rematado, en altura, con almenas y cuatro gárgolas.