Monumentos

Nombre:
  

Alfonso VIII calle Aguirre
Cuenca


Escultura del rey Alfonso VIII, conquistador de la Ciudad de Cuenca. Obra de Miguel Zapata, que se encuentra en los jardines de la Diputación.
Antiguo Colegio de San José
CUENCA


Actualmente alberga una posada que mantiene la estructura original de las casas-palacio conquenses.En su interior, todas las estancias y salones se comunican por un laberinto de escaleras y galerías desde donde podemos contemplar la Hoz del río Huécar, a la vez que degustamos la gastronomía típica conquense.Sus dependencias conservan restos de viguerías medievales e islámicas.Está declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento desde 2002.
Archivo Histórico Provincial
Cuenca


Este edificio fue sede del Tribunal de la Inquisición y más tarde cárcel provincial. En un primer momento, este edificio pertenecía al castillo, y está fechado en el siglo XVII.
Arco de Bezudo
Cuenca


Forma parte de los restos de la fortaleza del Castillo, junto con una parte de un torreón y algunos restos de muralla. Esta disponía de seis puertas y tres portillos.

Actualmente, se puede acceder mediante unas escaleras, a la parte alta del arco y disfrutar de unas fabulosas vistas.

El acceso es gratuito.
Ayuntamiento Plaza Mayor,1
Cuenca
969176100

Notable edificio de estilo barroco del tiempo de Carlos III levantado sobre tres arcos de medio punto. Su construcción, según consta en su fachada, se remonta al año 1762.
Barrio de San Martín
Cuenca


Conjunto de viviendas de carácter popular, a través de multitud de callejas enrevesadas. Por una de ellas, trasera al Museo de Arte Abstracto, se llega a los restos de la iglesia de San Martín de la que se conserva un ábside románico formando parte del cerramiento de una huerta
Calle Alfonso VIII
Cuenca


La calle principal de acceso a la Plaza Mayor tomó forma definitiva a lo largo del siglo XVIII. En ella se conservan dos magníficas casonas, del XVII, situadas frente a la escalera de la Plaza del Carmen. Una es la Casa del Corregidor, de planta rectangular, fábrica de sillería en esquinas y noble estructura, pese a su descuido actual. La otra es la casa-palacio de los Clemente de Aróstegui, con muy buena rejería y dos blasones a la altura del balcón principal.
Calle de San Pedro Plaza del Trabuco
Cuenca


Calle señorial, fue la calzada principal del primitivo núcleo de Cuenca. En ella se ubicaban las casonas nobiliarias a las que se accedía generalmente, por una gran portalón de madera claveteada y en ellas se distinguen portadas timbradas con escudos, amplios balcones y ventanas con magnífica rejería. Además de estas casas palaciales, podemos encontrarnos diversas iglesias y conventos.

Iglesia barroca de Martín de Aldehuela.
Alberga imágenes de artistas como Marco Pérez, Collaut Valera...
HORARIO: De Martes a sábado (11-14 h. / 16-19 h.). Domingos (11-14 h.)
PRECIO: 1 euros
Casa de las Rejas y Posada de San Julián
Cuenca


Aunque parecen dos edificios independientes, en realidad forman uno solo. Tienen dos plantas, excelentes ejemplos de rejería tradicional conquense y escudos nobiliarios en las fachadas. También en el interior conservan valiosos elementos de arquitectura antigua.
Casa del Corregidor
Cuenca


Se sitúa en la calle Alfonso VIII, principal calle de la ciudad hasta el siglo XIX.Actualmente se encuentra en proceso de restauración destinado a diversos usos municipales.En los sótanos del edificio se conservan las mazmorras de la antigua cárcel (S.XVIII).Está declarada Bien de Interés de Cultural con categoría de Monumento desde 2002.
Casas Colgadas
Cuenca


Toda la fachada de la hoz del Huécar tuvo casas colgadas., pero hoy sólo se conservan estas tres, muy restauradas a comienzos de este siglo. Son edificios de origen gótico popular: se conservan algunos elementos originales en la parte que sirve de Museo. En el interior abundan los componentes de madera. La portada exterior, renacentista, procede de un viejo palacio de Villarejo de la Peñuela. La casa de la izquierda (cocina del Mesón) recibió el nombre de Casa de la Sirena.
Castillo
Cuenca


Practicamente nada queda de la antigua muralla árabe y poco de lo que fue inexpugnable fortaleza cristiana, cuya última edificación corresponde a la época de Felipe II. Se conservan algunos fragmentos de la muralla, dos cubos magníficos y el bello arco de la puerta de entrada (arco de Bezudo)
Catedral
Cuenca


El más notable monumento conquense se empezó a construir a finales del siglo XII, pero su núcleo fundamental tomó forma en el XIII; en el XIV se levantaron las naves que van desde el crucero hasta la fachada; la girola se transformó en el XVI para adaptar su estructura original a las nuevas concepciones estáticas. De esta época fue también su primera fachada, sustituída en el siglo XVIII por otra que fue preciso derruir a comienzos del XX.

Durante los últimos lustros se vienen realizando periódicas obras que, en definitiva, tienen el aspecto inconcluso que ofrecen en la actualidad. Tampoco queda en pie ninguna de las cuatro torres del templo, salvo el arranque de la torre del Angel. En conjunto, la catedral de Cuenca es el resultado de una compleja serie de aportaciones arquitectónicas; el origen es de estilo gótico normando, del que se conserva la primitiva crucería de la bóveda y, sobre todo, el singular triforio; la serie de capillas que cubren las naves laterales fueron edificadas entre los siglos XVI y XVII, destacando entre ellas las de los Apóstoles, la del Espíritu Santo y la de Caballeros, además de salas nobles como la Sacristía o la sala Capitular; casi todos estos recintos tienen en sus entradas espléndidas rejas que dan fe de la importancia de los talleres de la especialidad que hubo en Cuenca.
La parte central del templo la ocupa el coro, magnífica talla en madera y, frente a él, la Capilla Mayor, cuyo altar neoclásico fue diseñado por Ventura Rodríguez con la técnica del Transparente, que permite ver hacia el otro lado del ARca de Plata con los restos de San Julián; el cierre de la Capilla los forman tres impresionantes rejas, sin duda de las mejores que es posible encontrar en los templos españoles. Anejo al bloque central del edificio está el claustro al haber sido dañado a comienzos de siglo por derrumbamiento de la torre; se accede a él por el Arco de Jamete, considerado por los especialistas como el mejor elemento arquitectónico de la catedral. Como complemento a la visita, se puede ver el Tesoro Catedralício, situado en la Sacristía, con una muestra reducida pero valiosa de arte sacro: la tabla de la Virgen de la Leche, una Dolorosa de Pedro de Mena, ornamentos sagrados, etc.

TESORO CATEDRALICIO
Como complemento del recorrido por las naves de la catedral puede visitarse el Tesoro, situado al fondo del edificio, en la Sacristía, donde se pueden admirar varias espléndidas obras de arte: una Dolorosa, de Pedro de Mena; el retablo de la Virgen de la Leche; un Ecce-Homo, de García Salmerón; el retablo de la Asunción, de Martín Gómez el Viejo, etc., sin olvidar la impresionante cajonería y los espléndidos elementos para el culto que forman este museo.
Cerro del Socorro
Cuenca


excelente mirador de la ciudad. Situado en lo alto, se sitúa un monumento del Sagrado Corazón de Jesús. Se llega a él por una carretera que sale desde la carretera de Palomera.
Convento de Las Blancas
Cuenca


En la anteplaza, el Convento de las Santísimas Esclavas del Santísimo Sacramento.
 
Página 12345Ir a la página siguienteIr a la última página